Un grupo de estudiantes construyeron megáfonos gigantes para escuchar los sonidos de la naturaleza, en Estonia, Europa.

La instalación se hizo en el centro del bosque de Pähni en Estonia.

Birgit Õigus había diseñado la pieza como trabajo en la Academia Estonia de arte. Hannes Praks, que dirige el Departamento de arquitectura de Interior, comenta, “los altavoces de tres metros de diámetro funcionarán como un quiosco de música en el bosque, amplificando los sonidos de la naturaleza”.